Mejora Progresiva

La mejora progresiva es una estrategia de diseño web diseñada para permitir que el contenido básico de una web se muestre independientemente de la tecnología del navegador, la conexión a Internet o el tipo de dispositivo final. Al mismo tiempo, sin embargo, la web en cuestión también debería ofrecer una versión completa diseñada para satisfacer los mejores requisitos técnicos posibles. Un resultado de esta estrategia es un diseño responsive. Una variante de esto es la estrategia mobile first.

Desarrollo y antecedentes[editar]

Steven Champeon habló por primera vez del principio de la mejora progresiva en una conferencia en marzo de 2003. En artículos que publicó más tarde para el portal Webmonkey, complementó su principio con más explicaciones sobre el tema. Este fue un desarrollo más de la técnica de Graceful Degradation (Degradación Grácil) previamente introducida. A la hora de desarrollar la web, se centró en la versión más moderna de navegador web disponible en la actualidad, para proporcionar las gradaciones en términos de diseño y funciones que se requieran. Detrás de este principio estaba la opinión de que el usuario sólo tenía que actualizar la versión actual del navegador para obtener el mejor rendimiento posible del sitio web.

Sin embargo, las condiciones en la práctica suelen ser diferentes. Los usuarios no pueden simplemente actualizar su smartphone para utilizar contenido basado en Flash en la Web. Los usuarios no se limitan a realizar una actualización rápida del navegador, sólo para poder ver mejor el contenido actual. En mayor medida, esto también se aplica a las empresas. Las actualizaciones importantes requieren mucho esfuerzo por parte del departamento de TI. Por esta razón, estas innovaciones no se llevan a cabo con tanta frecuencia.

Las mejoras progresivas deberían ahora poner remedio a esta situación. El principio se basa en un consenso técnico mínimo y permite adaptar las webs a la progresividad del dispositivo de salida. Para ello se utilizan técnicas como CSS o JavaScript, que están enlazadas externamente y sólo están disponibles si el navegador soporta su procesamiento.

Otra característica distintiva de la mejora progresiva es la idea de que el contenido y la presentación se tratan por separado y, por lo tanto, hay más flexibilidad en la producción de contenido. Estas ideas se basan en el Lenguaje de Marcado Generalizado Estándar (SGML), que se desarrolló en la década de 1990 incluso antes de que se estableciera el HTML como lenguaje de marcado. El contenido y la presentación estaban separados. Sin embargo, después de que se estableció el HTML, los desarrolladores web inicialmente trabajaron de acuerdo al principio de Degradación Grácil. Pero con la llegada de muchos dispositivos finales diferentes, como smartphones, tablets o ordenadores portátiles, el enfoque dentro del diseño web también cambió. El objetivo principal hoy en día es garantizar que el contenido se pueda mostrar de la forma más idéntica posible en todos los dispositivos finales posibles. Las mejoras progresivas desempeñan ahora un papel muy importante en este contexto.

Principios[editar]

El principio de la mejora progresiva puede reducirse a seis enunciados básicos.

  • Todo el contenido básico debe poder visualizarse en todos los navegadores web.
  • Todas las funciones básicas deben poder ser ejecutadas por todos los navegadores web.
  • El diseño más extenso se subcontrata a través de CSS.
  • Las funciones más extensas se subcontratan a través de Javascript.
  • El usuario no está obligado a actualizar o cambiar su navegador.
  • Se utiliza el marcado semántico.

Procedimiento[editar]

Progressive Enhancement se basa en la correcta visualización del contenido[1]. Todas las extensiones se basan en código HTML semánticamente excelente. Esto puede ser visualizado más tarde como se desee por extensiones CSS y adaptado al dispositivo final. Este enfoque garantiza que el contenido sea accesible a la mayor audiencia posible, independientemente del dispositivo de salida. La separación de contenido y diseño también facilita el mantenimiento de la web. En comparación con la degradación gradual, la mejora progresiva tiene la ventaja de que se necesita menos tiempo para realizar pruebas con diferentes versiones de navegador.

Importancia para la usabilidad y SEO[editar]

Las webs que se diseñan e implementan de acuerdo con el principio de mejora progresiva tienen la ventaja de que el contenido básico se puede entregar a todos los crawlers. Al mismo tiempo, estos contenidos son de muy fácil acceso. Esto puede facilitar la indexación de sitios web. La mejora progresiva de las webs es una ventaja para los usuarios, ya que se puede acceder al contenido a través de dispositivos y tecnologías. Por lo tanto, sólo hay una pequeña diferencia entre el hecho de que un usuario acceda a un sitio web con un smartphone mientras se desplaza, o con un portátil desde su red doméstica a través de DSL. Esto no sólo mejora la usabilidad de una web, sino también la experiencia del usuario.

En el caso de los proyectos web comerciales, esto puede dar lugar a un aumento de las conversiones y a un menor número de compras abandonadas. Al mismo tiempo, la tasa de rebotes probablemente disminuirá y el tiempo de retención aumentará si el contenido web se muestra satisfactoriamente para el usuario. Un tiempo de permanencia más largo en combinación con una tasa de rebote reducida son señales para los motores de búsqueda de que el contenido de la web es de alta calidad y relevante. Por lo tanto, la mejora progresiva podría tener una influencia a largo plazo en el posicionamiento de una web al mejorar la experiencia del usuario a largo plazo.

Referencias[editar]

  1. Entendiendo la mejora progresiva alistapart.com Visitado el 31 de Mayo, 2015