Relanzamiento

El término relanzamiento, relaunch en inglés, se usa cuando una empresa decide volver a lanzar al mercado, por ejemplo, un producto.

Sectores y objetivos[editar]

Se lleva a cabo un relanzamiento de un producto cuando este vuelve a salir al mercado con mejoras y cambios en sus características. Lo mismo ocurre con los sitios web: modernización y optimización del diseño y la estructura.

Relanzamiento de un producto[editar]

El objetivo principal de relanzar un producto es alargar su ciclo vital con cambios en el diseño o las funciones. El producto debería mantenerse en el mercado durante un período de tiempo más largo y, por lo tanto, sirve para prevenir la caída del precio y la disminución de las ventas. Por otro lado, el relanzamiento se usa también para darle una segunda oportunidad a los productos que fracasaron. Después de varios meses, el mismo producto vuelve a salir al mercado pero con una nueva versión.

Relanzamiento de un sitio web[editar]

Para relanzar un sitio web, es posible modificar por completo su diseño para que parezca más moderno e interesante. También se pretende mejorar su usabilidad. Esto puede analizarse con herramientas como, por ejemplo, un análisis multivariante. El contenido y los gráficos existentes son analizados en base a su utilidad y se redireccionan a la nueva versión. Además, también pueden integrarse nuevas funciones como, por ejemplo, foros y libros de visita. En general, se recomienda analizar toda la estructura y todo el contenido del sitio web para optimizarlo al máximo. El objetivo principal es crear una web más atractiva para los usuarios y ofrecer mejor información que lo diferencie de sus competidores.

Cosas que hacer para el relanzamiento[editar]

  • Limpia la estructura del sitio web: analiza la trayectoria de navegación de las distintas páginas. No se recomiendan más de 5 clics desde la página de inicio hasta cada cada subpágina.
  • Redirecciona: si la URL ha cambiado, redirecciona las páginas antiguas a la nueva URL con la orden 301-redirect.
  • Enlaces internos: asegúrate de que todas las páginas estén enlazadas internamente.
  • Enlaces a páginas anticuadas: analiza tu perfil backlink para encontrar qué enlaces deben cambiarse para que sean accesibles solamente a través de la otra URL y contacta con tu operador para que cambie la URL.
  • Accesibilidad: comprueba que los rastreadores puedan acceder a todas las páginas que deban ser indexadas. Comprueba si están bloqueadas con un archivo robots.txt o con una metaetiqueta robot.
  • Optimización OnPage: controla que elementos básicos OnPage como los títulos, las descripciones y los atributos ALT sean correctos. Cada página debe contener un título breve y original. Lo mismo se aplica para la descripción. El título y la descripción aparecen como snippet en los resultados de búsqueda de Google. Describe qué contienen las imágenes con el atributo ALT.
  • Códigos de seguimiento: integra todos los códigos de seguimiento web, o tracking codes en inglés, en el nuevo sitio web para que no se pierdan datos. Comprueba con el asistente Google Tag que los códigos se hayan añadido correctamente.
  • Mapa Web: actualiza tu mapa web. Asegúrate de que todas las imágenes relevantes aparezcan en el mapa de tu sitio web .
  • Tiempo de carga: analiza el tiempo de carga de tu sitio web y comprueba que funcione correctamente. ¡Cada segundo cuenta!
  • Etiquetas canonical: aplica la Etiqueta Rel=Canonical a las páginas con contenido duplicado y asegúrate de que apunten a la URL original.

Relevancia para el SEO[editar]

Un relanzamiento de un sitio web ofrece la posibilidad de llevar a cabo una optimización OnPage en profundidad pero, al mismo tiempo, es posible que el posicionamiento se vea afectado.

El mejor momento para una optimización OnPage[editar]

Cuando se lleva a cabo un análisis exhaustivo de un sitio web, debe considerarse todo aquello que sea relevante para un aumento en el posicionamiento, en el número de visitas y en el el tiempo de permanencia de los usuarios. El diseño y la estructura de un sitio web ofrecen muchos potenciales de optimización para hacer que un usuario se convierta en cliente.

Evitar la pérdida del posicionamiento actual[editar]

Si tu sitio web cuenta ya con un posicionamiento bueno en los motores de búsqueda, seguramente querrás mantenerlo. Sin embargo, debes prestar muchísima atención para que los cambios aplicados no generen una pérdida en el posicionamiento de tu sitio web: los motores de búsqueda indexan todas las URLs de un sitio web y si la estructura del sitio web ha cambiado, generalmente, la URL también. Por ello, es muy importante llevar a cabo el redireccionamiento del sitio web correctamente. Basta con integrar el código 301-redirect para indicar que ese sitio web ha cambiado de dominio de forma permanente. De esta forma se transferirá también la popularidad con la que contaba la URL precedente. IMPORTANTE: el redireccionamiento deberá llevar a la página correspondiente del nuevo sitio web y no a su página de inicio.

Actualizar los backlinks[editar]

También es fundamental llevar a cabo la optimización OffPage durante el relanzamiento de un sitio web. Todos los vínculos externos de respaldo, conocidos en inglés como Backlinks, deben ser identificados, analizados y actualizados.