Marketing de Guerrilla

El Marketing de Guerrilla es una versión especial del Marketing que se basa en el efecto sorpresa. Su objetivo principal es que la campaña publicitaria genere un impacto a gran escala con la mínima inversión.

Definición[editar]

El Marketing de Guerrilla es un concepto basado en métodos poco convencionales que tiene como objetivo sorprender a los clientes. La atención que consigue captar de los usuario la convierte en una estrategia muy eficaz que requiere poca inversión comparado con otras medidas clásicas como, por ejemplo, campañas publicitarias elaboradas y con costes elevados.

Se usan medidas de carácter poco convencional y atípico para que resulten poco predecibles. No debemos olvidar que una campaña específica de Marketing de Guerrilla no debe repetirse, perdería su factor sorpresa. El principio fundamental es provocar reacción en los medios de comunicación, relaciones públicas y redes sociales para que se expanda de modo viral. Si se repiten las mismas medidas se perdería el efecto sorpresa y podría, incluso, provocar resultados negativos ya que el público perdería el interés en el tema.

600x400-marketingdeguerrilla-es-01.png

Objetivo del Marketing de Guerrilla[editar]

El objetivo principal de este tipo de campañas es maximizar el impacto de la campaña publicitaria. Un anuncio tradicional lucha durante años para poder generar un impacto en el público de grandes dimensiones y puede incluso acabar saturando al público. Cada día se exponen entre 2,500 y 10,000 anuncios diferentes que intentan captar la atención del público al que van dirigidos. Por esto mismo, el objetivo principal de las campañas publicitarias del Marketing de Guerrilla es aportar material que sorprenda y capte la atención de las masas, impulsando así un efecto “pasapalabra”.

Fundamentos del Marketing de Guerrilla[editar]

Las campañas de Guerrilla pretenden provocar un efecto sorpresa y una difusión de la información a gran escala: sorprender, romper tabúes o, incluso, ridiculizar a la competencia.

Ejemplos[editar]

Actualmente existen muchos ejemplos de este tipo de Marketing. Los siguiente ejemplos forman parte de campañas publicitarias de mucho éxito:

  • El Chocolatier Lindt puso orejas de conejo en los coches de la empresa y lo implementó en los conejos de pascua Lindt dorados.
  • Nivea colocó un sofá en público con dos partes: una mitad suave y lisa, y la otra mitad, irregular y con bultos. Su objetivo era mostrar el efecto de la piel sin celulitis después de utilizar sus cosméticos para la piel.
  • Un gimnasio colocó escalones en los bancos de una parada de autobús para demostrar a la gente la importancia y urgencia del ejercicio físico.
  • Para el anuncio publicitario de “Spider Man 2” se decidió colocar el urinario del baño de los hombres un poco más alto de lo normal: perfecto para los que adoran la escalada.

Riesgos del Marketing de Guerrilla[editar]

A primera vista, este tipo de Marketing ofrece una buena oportunidad para conseguir un efecto a gran escala con una inversión relativamente baja. Sin embargo, existen riesgos: el “pasapalabra” que generan no se puede controlar. Por lo tanto, si se convierte en viral puede tomar trayectorias distintas con efectos negativos. Si, además, al público al que iba dirigido no le resulta agradable, la campaña puede provocar una avalancha de comentarios negativos que provoquen un deterioro de la imagen de la marca y una disminución de las ventas. Por estos motivos, se recomienda considerar atentamente todos los escenarios imaginables posibles que puedan derivarse de la campaña de Guerrilla antes de publicarla.

Enlaces web[editar]